domingo, 26 de agosto de 2007

Crónica de una muerte anunciada - Gabriel García Marquez




-¡Santiago, hijo --le gritó-, qué te pasa!
Santiago Nasar la reconoció.
-Que me mataron, niña Wene -dijo.
Tropezó en el último escalón, pero se incorporó de inmediato. «Hasta tuvo el cuidado
de sacudir con la mano la tierra que le quedó en las tripas», me dijo mi tía Wene.



Después entró en su casa por la puerta trasera, que estaba abierta desde las seis, y se
derrumbó de bruces en la cocina.


La descarga:

1 comentario:

Natalia dijo...

HERMOSO BLOG!

SEGUIRÉ LEYENDO...

AMÉ ESTE PEQUEÑO ESPACIO EN LA WEB...PASATE X EL MÍO CUANDO GUSTES...

SALUDOS! :)