sábado, 25 de agosto de 2007

Historia del tiempo - Stephen Hawking



Al final de la charla, una simpática señora
ya de edad se levantó y le dijo desde el fondo de la sala: «Lo que nos ha contado
usted no son más que tonterías. El mundo es en realidad una plataforma plana
sustentada por el caparazón de una tortuga gigante». El científico sonrió
ampliamente antes de replicarle, «¿y en qué se apoya la tortuga?». «Usted es muy
inteligente, joven, muy inteligente -dijo la señora-. ¡Pero hay infinitas tortugas, una
debajo de otra!».


La descarga:

3 comentarios:

alfredo dijo...

una gran contribucion
gracias por la descarga

saludos

Anónimo dijo...

Bacano, Gracias.

Anónimo dijo...

Rebacano, mil gracias